mashpi-lodge-descubre-una-nueve-especie-de-magnolia

Mashpi Lodge descubre una nueva especie de Magnolia

No todos los días se descubren y catalogan nuevas especies, pero eso acaba de pasar en la Reserva Mashpi, un bosque protegido ubicado dentro del Distrito Metropolitano de Quito. Este descubrimiento ha sido posible gracias al equipo de científicos de MASHPI LODGE y a su nuevo y novedoso sistema de teleférico conocido como la Libélula (Dragonfly).

La bioregión del Chocó, en la que se encuentra la Reserva es conocida por su asombrosa biodiversidad
Mashpi Lodge
2017-03-23

No todos los días se descubren y catalogan nuevas especies, pero eso acaba de pasar en la Reserva Mashpi, un bosque protegido ubicado dentro del Distrito Metropolitano de Quito. Este descubrimiento ha sido posible gracias al equipo de científicos de MASHPI LODGE y a su nuevo y novedoso sistema de teleférico conocido como la Libélula (Dragonfly).

La bioregión del Chocó, en la que se encuentra la Reserva, —dentro de las laderas occidentales de los Andes que descienden hacia el océano Pacífico— es conocida por su asombrosa biodiversidad. La alta precipitación anual y clima tropical húmedo dan como resultado una variedad de plantas endémicas.

Gracias a las cerca de 8.000 especies de plantas vasculares endémicas de la bioregión, esta región ha sido incluida entre los 25 hotspots de biodiversidad del mundo.

En este lugar se descubrió una nueva especie de Magnolia que crece únicamente dentro de la Reserva de Mashpi. Esta especie forma parte de la subsección del género Magnolia llamada Chocotalauma y es una de las seis especies que los científicos han agrupado en este grupo. Todas ellas se encuentran en el Chocó.

Uno de los árboles más altos dentro de la Reserva posee una de las flores más bellas. Localmente se lo conoce al árbol como “cucharillo”, gracias a la forma de estas flores. Esta especie fue reconocida por primera vez en Mashpi en septiembre de 2014. Quienes la descubrieron vieron la especie en una foto tomada por Germán Toasa seis meses antes en la misma localidad; no obstante, no sacaron especímenes en esa primera observación.

"La falta de una cicatriz estipulada nos hizo pensar en colocar esta especie de Magnolia en la sección Dugandiodendron, ya que es morfológicamente similar a M. striatifolia. Sin embargo, después del trabajo de campo y el monitoreo de la especie, concluimos que en realidad es una nueva especie perteneciente a una nueva sección”, fue lo que pronunciaron los científicos que han publicado los hallazgos: Álvaro. J. Pérez, Frank Arroyo, David A. Neill y J. Antonio Vázquez-García.

El descubrimiento científico fue posible gracias al increíble sistema de teleférico Libélula, que viaja por más de dos kilómetros a través de la Reserva, llevando a huéspedes –y en este caso a científicos– a través del dosel para un acercamiento real a la parte alta de los árboles. El equipo, comunicándose a través de radios con el ingeniero en la estación base, logró detener la góndola de la Libélula en el punto exacto necesario para recolectar las flores del árbol y las frutas y así realizar una clasificación precisa.

Según las observaciones de los expertos de MASHPI LODGE, dirigidos por el biólogo residente Carlos Morochz, la Magnolia de Mashpi florece entre marzo y abril, y da frutos entre septiembre y octubre. Se cree que más de 100 individuos crecen dentro de la Reserva que cubre 1.200 hectáreas a elevaciones de 800 a 1.000 metros sobre el nivel del mar.

Este nuevo hallazgo refuerza una vez más el compromiso de MASHPI LODGE con proyectos de ciencia e investigación. Incluso, antes de que se complete la construcción del alojamiento, un biólogo fue contratado para efectuar un programa de indagación acerca de la naturaleza dentro de la Reserva de Mashpi y su interacción con las actividades y experiencias que se ofrecen. Para complementar este trabajo, se construyeron insectarios para la cría de mariposas y se colocaron cámaras trampa a lo largo de la Reserva para conocer mejor el fascinante fauna de la zona.

La información recolectada por los investigadores se compartió después con las comunidades locales, con los clientes del lodge y con el público en general, para difundir el mensaje de la importancia de conservar esta fascinante bioregión en peligro de extinción.

Estas iniciativas han demostrado que los esfuerzos de conservación tienen que ir más allá: una operación turística como un hotel es tan solo una parte de una estrategia integral para proteger la Reserva. Para que el proyecto sea realmente exitoso, debe combinar la investigación, la educación, el turismo ecológico y el apoyo de la comunidad.

MASHPI LODGE es único. Sus líneas precisas contrastan a la perfección con el carácter de la naturaleza. La arquitectura del galardonado hotel de 22 habitaciones integra al bosque tropical en una burbuja de vidrio. Refúgiese en una habitación que brinda vistas majestuosas del bosque, pero que al mismo tiempo está equipada para un total confort.

Instagram facebook whatsapp