fotografia-del-siglo-xx-se-expondra-quito

José Domingo Laso: el fotógrafo que amó a Quito

Desde el miércoles 2 de septiembre el Museo de la Ciudad acogerá a la exposición La Huella Invertida, muestra que recoge más de 200 postales del trabajo del afamado fotógrafo quiteño José Domingo Laso, que retrató la ciudad capital del siglo XX en su complejidad.

Ana Ayala
2015-08-29

Desde el miércoles 2 de septiembre el Museo de la Ciudad acogerá a la exposición La Huella Invertida, muestra que recoge más de 200 postales del trabajo del afamado fotógrafo quiteño José Domingo Laso, que retrató la ciudad capital del siglo XX en su complejidad.

Al respecto, Francois  Laso, curador de la exposición, aclara que esta muestra propone una experiencia de inmersión de los visitantes, en la que se promueva un disfrute visual, pero que cuestione la mentalidad de la época y en la que el pasado se imponga al presente. “La fotografía no tiene validez por la fotografía. Lo interesante es criticarla, analizarla y preguntarnos: ¿Hemos cambiado? ¿Seguimos mirándonos de la misma forma?”, señaló Laso.

La exhibición explora el rol social de las imágenes, la representación y los discursos de la sociedad del siglo pasado que estuvo marcada por diferentes procesos como la Revolución Liberal, la transición del país a la Modernidad, la explotación intelectual y artística, en los que el fotógrafo estuvo directamente inmiscuido.  

Por dicho motivo, La Huella Invertida recoge una serie de imágenes que van desde retratos de mestizos, costumbres indígenas, arquitectura colonial, obras de arte, fotografías antropológicas. Todas ellas divididas en cinco salas: Ciudad museo, Habitante figurante, Oficio, Borrón y el Anacronismo.

Recopilar el trabajo de José Domingo Laso, no fue una tarea sencilla, debido al trabajo vastísimo que desarrolló en 24 años. Al curador y bisnieto del autor le costó cerca de nueve años encontrarlas, ya que varias de sus piezas se estaban dispersas en  museos, instituciones públicas, bajo la tutela de la familia e incluso en manos privadas.

Para aquel período, considerado el boom fotográfico, la obra de Laso era desbordante: imprimía alrededor de 300 tarjetas postales diarias en su estudio de fototipia, y además publicó cinco libros con temáticas diversas. “Creo que no conozco otro fotógrafo que haya amado más a Quito que Laso. Estaba orgulloso de estar aquí, fotografió la ciudad como si fuese una joya”, señaló Francois, quien se ha dedicado a investigar al famoso autor, como parte de sus estudios de maestría.

Una vez que el trabajo museográfico se presente este miércoles a las 19h00 se extenderá hasta el 15 de noviembre. Además habrá una exposición paralela a cielo abierto de 28 fotografías en la Plaza del Teatro. Posteriormente, el curador Laso abrirá mesas críticas para reflexionar sobre diversos temas alrededor de las imágenes.

¿QUIÉN FUE JOSÉ DOMINGO LASO?
Nació en 1875 y falleció en 1927. Su obra cumbre la realizó de 1900 a 1924 basada en la conversión de fotografía a tarjeta postal a través de una técnica que lo hizo sobresalir en la sociedad y fue su sello laboral: la mixtura de la tipografía, el diseño y las artes gráficas.

Se destacó no solo por su fotografía, sino también por ser uno de los primeros impresores de imágenes de Quito. Además fue el heredero del costumbrismo pictórico del artista Joaquín Pinto.

Aprendió el arte de la tipografía con los salesianos en la Escuela de Artes y Oficios, y Eloy Alfaro le otorgó una beca para estudiar fotograbado.

Conoció al sacerdote Federico González Suárez, lo que le permitió vincularse con varios intelectuales y políticos destacados de la época.

Al estudio de fototipia de Laso asistieron personas de todo estatus social y racial, desde la aristocracia quiteña hasta los indígenas del campo.

(Créditos de la fotografía: Colección Francois Laso, familia Laso-Bermeo, familia Laso-Rivadeneira, Familia Laso-Iturralde. Colección Páez-Freile)

Instagram facebook whatsapp