elecciones-2017-una-obra-de-teatro-en-la-que-correa-es-el-dueño

Elecciones 2017: una obra de teatro en la que Correa es el dueño

Esa es la metáfora que utilizó el analista político Mauricio De Vengoechea a propósito del proceso democrático que vivirá Ecuador el próximo año para elegir al nuevo personaje que dirigirá el país desde Carondelet.

De Vengoechea participará en la Cumbre de Comunicación Política que se hará en Quito en noviembre
Ana Ayala
2016-09-20

Esa es la metáfora que utilizó el analista político Mauricio De Vengoechea a propósito del proceso democrático que vivirá Ecuador el próximo año para elegir al nuevo personaje que dirigirá el país desde Carondelet.

El próximo 18 de octubre el Consejo Nacional Electoral (CNE) convocará a las elecciones del 19 de febrero, y hasta el 18 de noviembre los partidos podrán inscribir candidaturas para presidente, vicepresidente, asambleístas y parlamentarios andinos.

Meses atrás ya han resonado nombres de posibles postulantes como Guillermo Lasso (Compromiso Ecuador), Lourdes Tibán (Acuerdo Nacional por el Cambio), Cynthia Viteri (La Unidad), Álvaro Noboa (Adelante Ecuatoriano Adelante), Jorge Glas o Lenin Moreno (Alianza País).

Para De Vengoechea las elecciones de 2017 son una obra de teatro en las que “el dueño de la taquilla, del teatro y del circo es Correa”. Sobre la tarima ya se visibilizan actores, explica el consultor. En la silla principal se ubica Lenin Moreno; a su lado está Glas, pero a su vez trata de quitarle la silla a su compañero de partido; Lasso está escondido en el escenario para que no lo bajen de ese lugar; los demás candidatos están en las gradas para recién subirse al escenario, y peleando por quien lo hace primero, y Cynthia sin duda está primera en la fila.

Sin embargo, piensa que los ciudadanos hasta el momento no tienen una orientación de voto definida: “La gente aún no está en el escenario, quizá se involucre luego de Navidad, y al tener los bolsillos vacíos se va complicar aún más la situación”.

En cuanto a las posibilidades de ganar las elecciones, De Vengoechea reflexiona sobre la posición de los candidatos según su ideología política (de izquierda o de derecha) y sobre su influencia en las zonas geográficas de la Sierra y la Costa.

Explica que Alianza País (AP) empezó en la izquierda y de a poco se ha vuelto de derecha; no obstante, la presencia que mantiene tanto en la Costa como en la Sierra le ubica en el lugar ideal para ganar la elección. Además, recalca que “en Ecuador no hay partidos, aquí solo existe un partido que se llama Gobierno”, otro factor a favor de AP.

Asevera que en su trayectoria como asesor ha visto “muchos ganadores de encuestas y perdedores de elecciones” y que un candidato donde gana realmente es en su campaña. Según su punto de vista, no está todo dicho, Moreno no tiene la presidencia segura si su partido decide postularlo, ya que AP atraviesa un mal momento: crisis económica y pérdida de liderazgo. Una encuesta realizada por De Vengoechea dice que el 94% de los ecuatorianos cree que el país vive una crisis.

Por su parte, la oposición debe ser estratégica para ganarle al Gobierno. De Vengoechea detalla que en la izquierda está el Acuerdo Nacional por el Cambio, “que son una cantidad de tipos que entre todos van a sumar un 5% y, como son muchos de la Sierra, es muy difícil que entren a la Costa”.

En la extrema derecha se ubica Lasso, quien se ha movido un poco pero no puede llegar a nada porque Nebot le obstaculiza el paso con La Unidad, coalición que tiene mucha más presencia en la Costa, porque está Viteri, y que tiene a Paúl Carrasco, que viene de la izquierda, pero le falta presencia en la Sierra, y, de lograr avanzar hacia esa parte del país, serán el bloque que puede competir contra el oficialismo. Asimismo, el consultor político añade que si La Unidad construye un acuerdo con una visión inclusiva de quienes la conforman puede llegar a la segunda vuelta electoral.

Por otro lado, los ecuatorianos buscan nuevos rostros políticos y los candidatos de AP son los diferentes, ya que los otros aspirantes de la presidencia son parte de las estructuras partidistas tradicionales del país. “Los nuevos son Lenin y Glas, y el dueño del circo y quien impone la campaña permanente es Correa”, sostuvo.

Además, los ciudadanos en la época actual lo que buscan son soluciones puntuales a la crisis económica, al desempleo o al miedo a perder el trabajo, al libre acceso a las universidades, al alto costo de la vida. En esa tesitura, el analista detalla que mientras no exista un mensaje fuerte de los candidatos de la oposición de que la situación actual no puede ser solucionada por los mismos que han creado dicha realidad, el oficialismo se quedará una vez más con la banda presidencial.

Instagram facebook whatsapp