como-y-por-que-hablan-de-manera-similar-los-presidentes-del-socialismo-del-siglo-xxi

¿Cómo y por qué hablan de manera similar los presidentes del Socialismo del Siglo XXI?

Cuando Hugo Chávez habló por primera vez a la nación como presidente de Venezuela, dijo: “Tenemos que revolucionarnos, incluso nosotros mismos, es hora de oír a Bolívar”. Del mismo modo, cuando Evo Morales asumió el cargo de presidente de Bolivia, en su primer discurso dijo: “Podemos seguir hablando de nuestra historia, podemos seguir recordando cómo nuestros antepasados lucharon: Túpac Katari para restaurar el Tahuantinsuyo”. Asimismo, cuando Rafael Correa hizo su primer discurso en el Congreso, en su primera presidencia, expresó: “Alerta, alerta, alerta, que camina la espada de Bolívar por América Latina”. Pero, ¿Por qué estos presidentes hablan de esta manera?

El framing consiste en resaltar algunas partes de la realidad para comunicar una perspectiva específica
Pablo Ruiz Aguirre
2017-12-26

Considerando el discurso como una característica común de estos regímenes de izquierdas, preguntémonos: ¿por qué comunican de una manera en particular?; y: ¿son similares sus maneras de comunicar? Para abordar esta cuestión, la teoría del framing, bajo la perspectiva de Robert Entman, es una opción para entender lo que los políticos consideran necesario transmitir y lo que no. El framing puede ser entendido como resaltar algunas partes de la realidad para comunicar una perspectiva específica. De aquí se derivarán dos tipos de encuadre o framing: sustantivo y procedimental. El primero incluye funciones como la definición del problema, la identificación de la causa, la evaluación moral que puede ser positiva o negativa y el remedio o solución. En cuanto al segundo, incluye la resonancia cultural, es decir, el uso de imágenes, historias, narraciones, tradiciones y memoria histórica que evocan la cultura del público objetivo.

Desglosando los primeros discursos de posesión que dieron los presidentes por frases en una tabla de análisis se ha buscado identificar dentro de ellos los framings sustantivos y procedimentales:

A partir de aquí, veamos:

¿CÓMO HABLAN LOS PRESIDENTES DEL SOCIALISMO DEL SIGLO XXI?
En razón de la resonancia cultural, todos los discursos tienen este framing con el porcentaje más alto en comparación con otras funciones como la de problemas y la de soluciones, entre otras. El discurso de Chávez tendrá incluso una resonancia mayor que los otros presidentes. Aquí ellos citan acciones emprendidas por Gobiernos anteriores que causen impacto emocional, así como datos históricos relevantes a crisis sociales y políticas, mencionan figuras históricas como Simón Bolívar, Túpac Amaru, Túpac Katari, Che Guevara o Eloy Alfaro que generen identificación y usan lenguaje apasionado.

La función problemas es importante también en el discurso. Los presidentes mencionan todas las dificultades que sus países han tenido en las esferas económicas, políticas y sociales, las diversas crisis y emergencias nacionales y todas las dificultades institucionales que han enfrentado los diversos Estados.

En razón de las causas, estas son variadas para los presidentes, y en ellas identifican a los productores de los problemas antes mencionados. Por ejemplo, Correa menciona a “los banqueros”. Morales encuentra causas en los agentes responsables de problemas como la discriminación, y, por ejemplo, utiliza la palabra “enemigos”. El enmarcado de las causas se puede encontrar también cuando Chávez se refiere a “los creadores de la crisis social”.

Finalmente, respecto de la evaluación moral, esta es preponderante en los discursos, considerando tanto las evaluaciones positivas como las negativas. Los presidentes recompensan y castigan dentro del texto. En el caso de Correa, la valoración negativa es mayor que la positiva.

PERO, ¿POR QUÉ NOS HABLAN ASÍ LOS PRESIDENTES DEL SOCIALISMO DEL SIGLO XXI?
Los discursos de los presidentes efectivamente siguen la lógica del framing substantivo y procedimental antes mencionado, es decir, encuadran el mensaje para transmitir su interpretación de la realidad, de acuerdo a la realidad política que quieren circunscribir, para que la gente de por sí no razone lo que es real o no, sino que digiera como real la información que se les presenta discursivamente.

También responden a la resonancia cultural en mayor magnitud que a las otras funciones, no centrándose en una lógica formal-racional, sino en una lógica cultural para desarrollar el discurso, porque ello genera una mayor influencia sobre la opinión pública, un mayor impacto, una mayor eficacia de persuasión.

Es así que al discurso, para cumplir con su cometido, no le interesa su racionalización, le interesa su sugestión en cualquier medida para convencer. No hay una realidad afuera, sino la realidad discursiva, la que se transmite, la que compra, la que repite, la que defiende, la parcial. No hay necesariamente una lógica racional, sino emocional. Así hablan los presidentes del Socialismo del Siglo XXI, transmitiendo su interpretación de la realidad. ¿Seremos capaces de ver la otra? ¿Seremos capaces de construir una realidad equilibrada? ¿Seremos capaces de evitar cualquier tipo de manipulación?

…………………………………….

AUTOR DEL ARTÍCULO:
Mgtr. Pablo Ruiz Aguirre,
 abogado y politólogo

Instagram facebook whatsapp